Una estrategia binacional sin proteccionismo

Foto: Grupo Expansión/Anylú Hinojosa-Peña

La integración entre ambos países abonará a posicionar a la región como una de las más competitivas.

Por Adriana Berrocal | Presidente nacional del IMEF

La integración de México al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), fue una revolución comercial que dejó beneficios para cada una de los países que la integran. El lazo comercial que surgió a partir del tratado posicionó a la región como una de las zonas más competitivas a nivel global, incluso, para la economía estadounidense le permitió obtener un mayor valor de compra y un mejor estándar de vida para la clase media.

Sin embargo, en los últimos 20 años de vida del TLCAN, el mundo ha cambio por lo que una renegociación del tratado debe ser vista con optimismo.

American Chamber, una organización con 100 años de historia que representa a 7 de cada 10 empresas estadounidenses en México, propone un esquema de trabajo binacional sin caer en la discriminación o políticas proteccionistas. José María Zas como en presidente de AmCham México impulsa una agenda integral entre ambos países a favor de la inversión y competitividad de la región.

¿Qué riesgos ve AmCham México para la relación comercial Estados Unidos con México?

Tenemos una visión optimista, esa visión optimista está basada en los hechos reales de la economía. Hay dos cosas importantes: México abonó a la competitividad de Estados Unidos, lo que ha permitido la integración de varias industrias como la automotriz. En segundo lugar, en la relación comercial hay un 40% de componente americano en las empresas mexicanas, para nosotros son fortalezas que serán muy difícil reemplazar.  No habrá un impacto negativo para México, no hay que pensar que va a ser un caos, se puede llegar a un acuerdo donde los dos países ganen y generen un beneficio para ambos.

Desde el punto de vista comercial, para poder generar un desarrollo se debe tratar de trabajar juntos e ir con el principal competidor de Estados Unidos que es China. Ese país es una potencia mundial, una amenaza para Estados Unidos.

Entonces, ¿a qué podemos atribuir ese mensaje contra México en la relación binacional?

Él (Donald Trump) es un negociador, debe mostrar una congruencia de la estrategia que sostuvo en su campaña y que lo llevó a ser presidente de los Estados Unidos.

Él llegó como un antisistema y de ruptura, él confía en que las negociaciones abruptas, van ligadas a un modelo diferente contra la política tradicional, tal como lo hizo con el tema de inmigración. Eligió México por la relación simétrica que se tiene, pero por más que tenga gente, por más antiglobalización, el problema es que no pueden sobrevivir sólo con el mercado americano necesitan del mercado global.

José María Zas, presidente de AmCham México. (Foto: Grupo Expansión/Anylú Hinojosa-Peña).

-En México hemos visto campañas de políticas proteccionistas que están exacerbando el nacionalismo. ¿Cómo podemos abordar esa lógica hacia los intereses de México y mercados que participan?

Las cosas tiene que ser un balance. Hoy las empresas americanas representan el 30% del trabajo en México. Si queremos que cierren esas empresas, entonces, ese 30% podría terminar desempleado. Los valores tienen que ser de la sociedad, cualquier forma de discriminación no es buena. Cada vez que un país se cerró al mundo han terminado en un caos donde la gente es cada vez más pobre. Llevar el nacionalismo a nivel masivo es más fácil, pero el nacionalismo en cualquier parte del mundo ha terminado en forma negativa para la sociedad en general.

¿Qué hay que considerar sobre las empresas americanas que operan en el país?

Todas las empresas americanas que operan en México tiene como un valor corporativo la diversidad, todas. La diversidad de cualquier tipo, religión, raza, género, lo que sea, son una parte de gestión empresarial.

Así si logramos un ejemplo claro de integración en beneficio de todos, empezarán a sumarse más voces de que ese es un valor intrínseco para la relación entre ambos países y para todo. Además,  la diversidad se trata de un valor en la historia de Estados Unidos esencial, la historia de Estados Unidos se hizo a través de esa mismo punto.

Finalmente, en esta relación bilateral, ¿qué está haciendo AmCham para atender y trabajar en un puente de empresario a empresario?

Lo primero que estamos haciendo es trabajar con American Chamber of Commerce de Estados Unidos para alinear un esquema de trabajo y empezar a crear un sentido antidiscriminación de los dos lados, del lado de Estados Unidos a México y viceversa. Después trabajar con los 16 estados donde las exportaciones de Estados Unidos a México son importantes y el efecto de trabajo que se genera a través de esas exportaciones. Sin duda es una gran tarea de la que hay que ocuparse, no preocuparse.

Be the first to comment on "Una estrategia binacional sin proteccionismo"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


19 − catorce =