La nanotecnología no interesa al capital

Por Cinthya Bibian

México tiene el potencial para ser líder global en este mercado, pero no hay apoyo público ni privado.


Jesús Ochoa, socio fundador de Industrias Protec, acudió al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) a mediados de 2011. Quería financiamiento para afianzar su incursión en el segmento de nanorrecubrimientos industriales. La respuesta del organismo fue negativa, pues no hacía investigación, y le recomendaron pedir crédito a un banco.

“Yo estudié química y conozco las ventajas de esta tecnología. Mi intención siempre ha sido desarrollar productos, pero comencé con la comercialización de la mano de un socio alemán. Sin embargo, aunque fuimos de los primeros en incursionar en este mercado, no hemos obtenido apoyo en ninguna parte”, lamenta.

La nanotecnología se dedica al diseño y manipulación de la materia a nivel de átomos o moléculas con fines industriales o médicos. La Secretaría de Economía detalla que el mercado global de productos que involucran nanotecnología asciende a 48,900 millones de dólares, con una tasa de crecimiento anual de 18.7%, la cual, agrega la dependencia, se mantendrá en los siguientes 10 años.

En México, según información del Clúster de Nanotecnología de Nuevo León, el mercado vale 1,500 millones de dólares y los estados que mayor apoyo le dan a esta actividad son el Estado de México, Chihuahua, Guanajuato, San Luis Potosí, Puebla y Yucatán.

En América Latina, México ocupa el segundo lugar, detrás de Brasil, entre los países con mayores iniciativas y proyectos académicos y de investigación en nanotecnología, número de publicaciones, convenios internacionales y recursos humanos, según el Conacyt.

Su reporte Diagnóstico y prospectiva de la nanotecnología en México revela que, en el país, hay 56 instituciones y más de 159 laboratorios dedicados a esta disciplina, con 340 proyectos de química, electrónica, física y otras materias relacionadas.

De acuerdo con especialistas, la formación de personal y los proyectos de investigación para su uso en la industria eléctrica, recubrimientos, agua y energía son los segmentos donde México puedo sobresalir a nivel mundial. A pesar de ello, según los Criterios de Política Económica para 2017, el Conacyt sería uno de los organismos que pueden enfrentar recortes.

Actualmente, en México la tecnología se usa principalmente en electrónica y recubrimientos.

Miguel Ángel Méndez, coordinador del Programa de Nanotecnología de la UDLA, dice que, aunque México está a la par de otros países en el desarrollo de esta disciplina, falta conectarse al mundo empresarial. “Falta confianza de inversionistas para hacer competitivo al sector”, comenta.

Según la empresa Nanomateriales, el sector tiene un potencial de crecimiento anual de 20%. “Los productos de generación y transmisión eléctrica mejorados por nanotecnología se ha mantenido al alza, y se espera que aumente en los próximos años”, dice.

Para Jesús Ochoa, el verdadero problema es el desconocimiento que hay sobre el potencial del sector.

“Algunos emprendimientos ya se convirtieron en empresas exitosas. En poco tiempo pasaron de facturar 4,000 a 40,000 dólares al año. Nosotros traemos los recubrimientos de Alemania, pero sería mejor producirlos acá, sin embargo, falta apoyo”, concluye Ochoa.

Be the first to comment on "La nanotecnología no interesa al capital"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


10 − cinco =