En la mira de los reguladores

La nueva legislación que se presentará en estos días debe cuidar que no dañe la actividad financiera tradicional.

Por Yolanda Morales

Un tercio de la población global no tiene acceso a los servicios financieros tradicionales. Y a pesar de los múltiples esfuerzos por llevar la infraestructura bancaria a todos los rincones con población, es un reto casi imposible. Sin embargo, la expansión de las empresas fintech puede contribuir a cambiar este escenario.

El crecimiento de las firmas dedicadas a la industria tecnológica financiera no sólo está cambiando el proceso de bancarización de la población, sino que también ayudará a las instituciones reguladas a aumentar la transparencia y estabilidad del sector de servicios financieros, asegura Bob Contri, director de Servicios Financieros Globales de Deloitte.

“El surgimiento de estas firmas tecnológicas detonará un análisis de las funciones de regulación y supervisión en el sector financiero”.

Este análisis es particularmente relevante en México, dado el crecimiento que ha observado el sector fintech en el último año y el consecuente proceso de legislación que vive.

No obstante, advirtió el experto, los reguladores bancarios como la Secretaría de Hacienda, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y el Banco de México enfrentan el desafío de revisar que la nueva regulación no genere una presión económica adicional sobre las instituciones financieras tradicionales.

Previo a que las autoridades entreguen la propuesta de ley para el sector fintech en México, Contri dice, en entrevista con el IMEF, que la industria y el gobierno deben elaborar directrices que impulsen y transformen la infraestructura de los servicios financieros.

Tras la crisis financiera global de hace unos años, las instituciones financieras enfrentaron regulaciones que les han generado costos administrativos importantes. Esos gastos originaron que dejaran de atender necesidades de los consumidores.

No obstante, en el caso de México, la reforma financiera ha impulsado el crecimiento crediticio y una mayor competencia en el sector bancario. Por ello, Contri confía en que las autoridades sean cuidadosas para evitar una sobrerregulación que dañe el financiamiento en el país, en especial, en un entorno de tasas de interés altas.

Las tecnologías financieras que son la fuente de expansión del sector, permiten a las empresas construir aplicaciones que facilitan la operación de sus servicios.

“Sin embargo, aún no existen marcos legales formales y esto se interpone en el camino de la implementación a gran escala”.

Los pagos móviles, las monedas virtuales y la asesoría digital a través de plataformas podrían impulsar el sector, pero deben regularse de forma equilibrada.

Be the first to comment on "En la mira de los reguladores"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


dieciseis − siete =