Un nuevo candidato para la dirección

Foto: pexels.com

Los ejecutivos financieros ya no son profesionales numéricos, su labor evolucionó hacia líderes integrales.

Antes, pensar que el Chief Financial Officer (CFO) sería el candidato inmediato para suceder al CEO, era difícil de imaginar. Sin embargo, dado que el mundo actual ha demandado al Director de Finanzas ampliar sus aptitudes, ahora está más capacitado para liderar un negocio, estiman expertos.

“Cada vez es más común que las empresas decidan relevar el cargo de un CEO con un perfil financiero. Actualmente, ocurre con mayor frecuencia porque el CFO tiene capacidades clave para ocupar la dirección de una compañía”, comenta Álvaro Arias Echeverría, socio de la firma internacional Pedersen & Partners.

Un ejemplo, comenta Arias, fue la decisión del corporativo global de Banco Santander de nombrar como CEO a su director financiero, José Antonio Álvarez, que llevaba 10 años en esa posición.

De hecho, con el paso del tiempo, las responsabilidades del CFO han aumentado en nivel y alcance.

Por ello, con mayor frecuencia las empresas requieren más habilidades interpersonales en el ejecutivo financiero, destaca Pedersen & Partners en su estudio El perfil de un CFO exitoso.

El estudio precisa que, a la hora de elegir al CFO, se toma en cuenta el modelo de negocio, el tamaño y la complejidad de la empresa, incluso, el mercado objetivo, por lo que es fundamental que el director financiero tenga un perfil multifacético.

Álvaro Arias, autor del estudio, añade que la destreza con la que realice el CFO ese cúmulo de habilidades, lo perfilan como una pieza clave en la evolución del negocio.

Incluso, los propios CFO están reconociendo ese cambio en sus responsabilidades.

Una encuesta realizada por la firma Accenture detalla que al menos 6% de los directores financieros admite que su prioridad estratégica durante 2016 no fue la gestión de costos. Al contrario, su objetivo se desvió de la táctica financiera.

Por otra parte, 75% de las respuestas admite que, en los últimos dos años, aumentó su participación en la toma de decisiones estratégicas de un negocio, en tanto, 70% de los encuestados piensa que el liderazgo del CFO es clave para impulsar a una compañía.


SI LO TIENES, NO LO SUELTES

Otra de las nuevas responsabilidades del CFO es el control de riesgos financieros, en especial, los relacionados con la reputación de la compañía.

“El CFO incide directamente en la reputación del negocio, es quien coordina la relación con stakeholders relevantes. Estos actores son muy sensibles a todos los aspectos que puedan afectar a la empresa”, dice el experto.

De esta forma, el CFO puede plantar una estrategia capaz de detectar cualquier acto ilícito que impacte negativamente al negocio o pueda frenar algún proyecto de inversión.

El ejecutivo financiero, señala Arias, debe poner mayor atención a los planes de prevención contra actos que sean un riesgo para la credibilidad financiera o para la reputación de la empresa, ya que un golpe en su credibilidad implica caída en las ventas, pérdida de clientes o un menor valor de sus intangibles.

Sin embargo, afirma el especialista, no toda la responsabilidad es del CFO, en algunos temas también necesita el respaldo del CEO o, bien, del resto de las áreas de la organización.

Be the first to comment on "Un nuevo candidato para la dirección"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


tres × 5 =