¿Brasil está por encima de todo?

La economía más grande de América Latina estrena gobierno en medio de grandes desafíos financieros.

POR REDACCIÓN IMEF

Jair Bolsonaro, presidente electo de Brasil, ascendió al poder el 1 de enero de 2019 gracias al voto más conservador de su país, en medio de las protestas del ala liberal y con inquietudes acerca de sus perspectivas económicas por parte de los analistas internacionales.

Elegir presidentes de corte conservador es un fenómeno que se ha repetido en recientes elecciones, en diversas naciones, y si bien no de todos, hay una opinión favorable sobre sus políticas económicas. Es el caso, por ejemplo, de Tayyip Erdoğan, de Turquía. Brasil, por lo pronto, afrontará el reto del crecimiento. Luego de la recesión que registró durante 2015 y 2016, su economía alcanzó apenas 1% de avance al cierre de 2017, así que la prioridad es impulsarla, y será difícil que lo logre vía exportaciones, pues de acuerdo con información del Banco Mundial, sus ventas al exterior apenas representan 12.6% de su PIB.

Sus altas tasas arancelarias y costos logísticos han dificultado su apertura comercial en los últimos años. Bolsonaro designó a Paulo Guedes como ministro de Economía. Se trata de un neoliberal que impulsó el programa económico ultraliberal en la dictadura chilena.

Cuando se ha preguntado al presidente electo de Brasil, en algunas entrevistas, acerca de su política económica, ha dicho que la dejará en manos de los conocedores —como Guedes—, ya que él estará concentrado en el aspecto social de su mandato.

Be the first to comment on "¿Brasil está por encima de todo?"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


11 + 17 =