Tecnologías disruptivas

Los avances que están transformando el mundo de los negocios y la economía global.

POR PABLO LUNA HERRERA
Director de Investigaciones de la Mesa Directiva para la Universidad Tecmilenio Las Torres

En 1997, Clayton M. Christensen, profesor de la Escuela de Negocios de Harvard, publicó por primera vez el concepto de “tecnología disruptiva», en su libro titulado The Innovator’s Dilemma.

Una forma de entenderlo es confrontándolo con el de “tecnología sustentable”, que representa toda clase de creación que mejora una tecnología existente sin amenazar su mercado o crear un producto o servicio nuevo.

En el caso de la tecnología disruptiva sucede distinto; es un término que ha cobrado popularidad recientemente por la rapidez con la que avanza la tecnología misma. Entre sus características destaca la aparición de un producto o servicio que está dentro del mismo sector de mercado pero que es superior en calidad, eficacia, precio y función, sin llegar a ser definido igual o ser competencia directa.

Generalmente pertenece a empresas o iniciativas de negocios que comienzan de manera pequeña, con pocos recursos, y que en menos de una década llegan a competir con las grandes industrias por su feroz modelo de negocios. En contraste, las empresas que caen bajo las tecnologías disruptivas carecen de innovación y llevan implementando el mismo modelo por años.

El McKinsey Global Institute ha detectado que avances como la automatización, el internet de las cosas, los servicios en la nube y la robótica, entre otros, tienen y tendrán mayor impacto económico pudiendo llegar a devorar cada vez más industrias.

Existen varios ejemplos prima facie que demuestran lo anterior. No es casualidad que en lo que va del año, empresas como Toys’R’Us, Kodak, RadioShack, Blockbuster y Sears USA hayan terminado con pérdidas millonarias que las llevaron a la hecatombe por no poder competir con tecnologías como las de Amazon, Google o modelos de compras en línea.

Los cambios ya han comenzado. Desde el 2015, China ha invertido más de 20 billones de dólares en el desarrollo y construcción de la red 5G, que promete ser la más rápida en movilidad y, en consecuencia, las empresas que no se adapten comenzarán a desvanecerse.

De igual manera, la inteligencia artificial (IA) ha tenido un despegue inconmensurable en el último bienio, y todo sector se verá afectado, desde las compañías que sirven a la logística, comunicaciones, banca, servicios jurídicos o agricultura.

Es evidente que los líderes en el mercado –sin importar el giro– cada vez y con mayor frecuencia hacen cambios en el modelo de ventas, en la organización interna y en la ejecución de procesos. Lo anterior es en búsqueda de continuar siendo rentables, ya que el riesgo de obsolescencia está al alza y, sin percatarse, lo que hace cinco años era insignificante o nulo en el panorama de competencia hoy en día es una amenaza creciente.

En México, la adopción de sistemas de inteligencia artificial, el esquema de home-office, el desarrollo de team-offices en las compañías, el cambio de imagen corporativa, así como fusiones y adquisiciones, están transformando la manera en la que se hacen los negocios.

El know-how no va en contra de las tecnologías disruptivas, sino de la mano con el emprendimiento e innovación, analizando deficiencias internas y cotejándolas con lo que no se ofrece versus el competidor (tecnología disruptiva) para adaptarse. Como muestra, Verizon, IBM o Best Buy han tenido grandes restructuraciones, incluso cambiando su oferta para el consumidor.

Be the first to comment on "Tecnologías disruptivas"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


ocho − 5 =