Verde entre el asfalto

Tomar el espacio público, sin duda, es el primer paso para promover el bienestar.

Por Annuska Angulo

Estudios demuestran ampliamente cómo las áreas verdes urbanas ayudan a reducir el estrés de las personas, incitan a caminar y a realizar ejercicio físico e, incluso, nos hacen ser más altruistas.

Es así que los parques lineales son tendencia en el mundo. Cada espacio ganado al concreto cuenta. En Nueva York se aprovechó una vieja línea elevada de tren para construir un paseo peatonal. En Seúl se recuperó el río Cheong Gye Cheon, que llevaba medio siglo encerrado bajo una autopista urbana.

En la CDMX, parte del río de la Piedad, una alcantarilla entubada en parte del Viaducto, se transformó en un ecoducto, cuya vegetación e infraestructura, además de proporcionar placer a la vista, limpia las aguas negras para su propio riego.

La historia de esta recuperación tiene su origen en una iniciativa ciudadana, liderada en parte por Elias Cattan, arquitecto del despacho Taller 13 y cuyo plan ganó una mención honorífica de la Fundación Holcim.

En el parque lineal (de casi dos kilómetros) conviven agaves, aloes, cactáceas y suculentas con otras plantas como la lavanda, la citronella y el romero, buenas para las abejas; hay un joven aguacate, plantas de papiro y junquillos.

Además, en el Ecoducto Río de la Piedad se puede ver una chinampa con coliflores, coles y otras hortalizas, mientras que en los canales de irrigación crecen las algas (como la cladophora) y hasta han aparecido algunos pececillos. Sin duda, aunque el río siga entubado, la naturaleza es generosa y responde con prodigalidad.

Be the first to comment on "Verde entre el asfalto"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


17 + cinco =