Las finanzas de Pemex en el 2019

ILUSTRACIÓN: Jacobo R. A.

El balance financiero presupuestal fue positivo el año pasado gracias al apoyo del gobierno federal

Por Marco Pérez Valtier, Socio IMEF Monterrey | mperezv@perezgongora.com | @marcopmx

En esta nota se presentan los principales resultados presupuestales de Petróleos Mexicanos (Pemex) durante el 2019, en términos de flujo de efectivo, los cuales fueron positivos durante el año pasado, y difieren de manera importante de los resultados contables que se presentan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), los cuales acusaron una importante pérdida para el año pasado, superior a los 346,000 millones de pesos.

Es importante señalar que las finanzas con base en el flujo de efectivo, generalmente, son deficitarias porque los gastos de inversión se consideran como erogaciones, mientras que contablemente se registra como gasto la depreciación, la cual regularmente es inferior.

Sin embargo, a pesar de que durante el 2019 Pemex registra como erogaciones más de 200,000 millones de pesos que invirtió el año pasado, el balance financiero fue positivo en 26,400 millones de pesos.

La diferencia se presenta fundamentalmente porque contablemente, partidas como la depreciación y el demérito de activos, que, si bien impactan negativamente en los resultados contables, no representan erogaciones de efectivo, por lo que no requieren ser financiadas.

Sin embargo, también es importante señalar que si bien el balance financiero presupuestal de Pemex fue positivo en 26,400 millones de pesos durante el 2019, con base en el flujo de efectivo, el cual se compara favorablemente contra el déficit de 63,200 millones de pesos, registrado durante el 2018, esto fue posible gracias a los apoyos financieros que recibió Pemex del gobierno federal, ya que el rubro de «otros Ingresos» registró entradas por 145,114 millones de pesos, de los cuales, al menos 97,300 millones provinieron del gobierno federal en septiembre del año pasado.

Es decir, si descontamos los apoyos federales de los ingresos propios de Pemex, el resultado financiero presupuestal hubiera sido negativo en 70,900 millones de pesos, y hubiera sido superior en 34.1% al déficit financiero registrado en el 2018.

Pemex requirió de apoyo financiero extraordinario por parte del gobierno federal durante el año pasado, porque durante el 2019 siguió cayendo la plataforma de extracción de petróleo crudo, la cual cerró el 2019 en 1.701 millones de barriles diarios, lo que representa una caída de 7.2% con relación al petróleo extraído durante el 2018.

De hecho, los ingresos propios por ventas fueron inferiores en el 2019 versus el 2018 en 11.6%, pasando de 1,983 mmp en el 2018, a 1,754 mmp durante el 2019, disminuyendo tanto los ingresos por exportación, como los provenientes del mercado interno.

La caída en las ventas internas de gasolinas y de diésel permitió reducir la importación de combustibles para reventa, la cual bajó en 23.9%, a sólo 500.9 miles de barriles diarios.

En materia de gastos de operación, se tiene que durante el año pasado éstos se redujeron 5.1%, reflejando la austeridad que ha caracterizado a esta nueva administración, pasando de 192,900 mdp en el 2018, a 183,100 mdp durante el año pasado.

Al reducirse la extracción de petróleo crudo, se tiene que el entero de derechos debe disminuir proporcionalmente, lo que, aunado a la pequeña contracción de estas contribuciones, los pagos debieron bajar 8 por ciento. Sin embargo, el pago de contribuciones se registra pasando de 932,800 mdp en 2018, a 875,100 mdp en el 2019, es decir, sólo se redujeron 6.2%, porcentaje inferior a la menor extracción de crudo.

Si consideramos que el pago por concepto de derechos a cargo de Pemex ascendió en el 2019 a poco menos de 400,000 millones de pesos, se infiere que la cifra de contribuciones pagadas debe incluir los IEPS cargados a los combustibles, pero Pemex no presenta el desglose respectivo para su análisis.

En resumen, en términos de flujo de efectivo, considerando el apoyo federal recibido por Pemex, el resultado financiero fue positivo, por lo que la pérdida contable que reportó Pemex, de 346,100 millones de pesos, se explica totalmente por partidas contables que no afectan el uso de efectivo.

Finalmente, el apoyo financiero recibido por Pemex en el 2019, se aplicó en su totalidad a la reducción de su deuda externa, prepagando unos 5,000 millones de dólares, lo que aunado a la expectativa de incrementar en el 2020 la extracción de petróleo crudo, podría ayudar a reducir las presiones financieras sobre esta importante empresa para la economía del país.

Be the first to comment on "Las finanzas de Pemex en el 2019"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


dieciseis − Diez =