Limitantes a la deducción de intereses, barrera al crecimiento de México

ILUSTRACIÓN: Jacobo R. A.


Por Manuel Toledo Espinosa,
Presidente del Comité Técnico Nacional de Estudios Fiscales del IMEF | mtoledo@proactivetaxlegal.com.mx | @ManuelToledoE y @Proactivetaxlegal

Las reformas fiscales que entraron en vigor el 1º de enero del 2020 en México, ponen en riesgo la continuidad de los negocios en aquellas empresas que tengan deudas tanto con empresas relacionadas, como con empresas que formen parte del sector financiero, ya sea en México o en el extranjero.

Si bien desde el año 2005 existe una disposición para limitar la deducción de intereses por deudas que se contratan con empresas que sean partes relacionadas residentes en el extranjero, a la que se le denomina capitalización delgada, que significa que las empresas no deberán tener deudas que en monto excedan al equivalente a tres veces el monto promedio de su capital contable pues, en su caso, el interés que corresponda al monto de la deuda que exceda a la limitante, no será deducible de forma permanente para fines del impuesto sobre la renta.

No obstante que ya existía la limitante citada, a partir del año 2020 se incorpora una nueva disposición para una nueva limitación a la deducción de los intereses, sólo que ahora se refiere a los intereses netos a cargo de que provengan de todo tipo de deudas. Esta nueva disposición contempla que las empresas que tengan deudas de todo tipo y que generen intereses a cargo, tendrán otra limitante en la deducción, lo que complica la continuidad de los negocios para aquellas empresas que actualmente se encuentran apalancadas, incluso con deudas contratadas con entidades del sistema financiero. El nuevo límite se determina sobre la utilidad fiscal ajustada que las empresas deben determinar cada año, partiendo de la utilidad fiscal, a la que se le adicionan los intereses devengados a cargo y la depreciación de los activos fijos, de tal modo que a ese monto se le aplica 30% y ese será el monto de la nueva limitante de deducción neta de intereses.

La ley establece que las empresas deberán determinar un interés neto a cargo, restándole los ingresos por intereses a favor y a esa cantidad se le aplicará 30 por ciento. Incluso, aparece un monto exento para esta limitante por la cantidad de 20 millones de pesos; es decir, que hasta por esa cantidad, no habrá límite en la deducción y se podrá hacer deducible completamente.

Son dos limitantes entonces para la deducción de los intereses que actualmente tienen las empresas en México; de tal modo que, si es una deuda con una empresa que es parte relacionada, residente en el extranjero, entonces debe aplicar la primera limitante de la capitalización delgada y determinar en su caso, el monto no deducible de los intereses y adicionalmente el nuevo cálculo. Si además la empresa tiene otro tipo de deudas, deberá determinar la nueva limitante y, de resultar mayor el monto de la nueva limitante, entonces prevalecerá este límite de no deducibles y se dejará sin efectos a la que resultó con la regla de la capitalización delgada. La gran variante ahora es que, si resultare un monto no deducible con la nueva mecánica, la misma disposición establece que se deben aplicar las normas relativas a la amortización de las pérdidas fiscales; es decir, que ese monto que resulte, se deberá considerar para determinar nuevamente la limitante en los siguientes ejercicios, otorgando un lapso de 10 ejercicios para su deducción; es decir, que lo que en un año pudo ser no deducible, se deberá sumar al cálculo de los siguientes años, hasta que se deduzca durante ese lapso de 10 ejercicios.

Si bien, estas adecuaciones fiscales vienen de las recomendaciones que ha hecho en sus acciones la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, para evitar la erosión de la base tributaria en los países que son miembros de dicha organización, tener dos limitantes en la deducción de los intereses en México, puede generar una barrera a la atracción de nuevas inversiones y al crecimiento, pues muchas entidades, incluso las de nueva creación, buscan obtener financiamientos a tasas de mercado y con el mismo sector financiero, para poder invertir; sin embargo, deberán analizar los efectos económicos de esta nueva disposición tributaria.

 

Be the first to comment on "Limitantes a la deducción de intereses, barrera al crecimiento de México"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


dieciocho − 2 =