La realidad detrás de las auditorías externas

Hoy en día, el cumplimiento Normativo ha causado que las auditorías externas se vuelvan cada vez más complejas y que requieran un esfuerzo adicional por parte de las Compañías. Este desgaste no solo se ve reflejado en el aumento de cuotas, sino que también exige la inversión de más tiempo por parte del personal clave de las áreas involucradas distrayéndolos de su tiempo productivo que sí genera valor a la empresa.

Los avances tecnológicos han tenido múltiples beneficios para la forma en que hacemos negocios. Sin embargo, la integración global también está causando que eventos aislados fuera del control de las empresas, como la crisis hipotecaria del 2008, se contagien como bola de nieve de forma inmediata a todos los países y distintas industrias de las causantes del problema. Debido a esto, las autoridades financieras han tenido que volverse más exigentes respecto al cumplimiento Normativo, lo que se traduce en mayores análisis cuantitativos, revelaciones y procesos adicionales para la validación de los Estados Financieros.

La implementación de nuevas Normas de Información Financiera y la modificación de las ya existentes buscan dar mayor claridad a los reportes de las Compañías y reflejar mejor los riesgos a los que están expuestas, así como fortalecer controles en materia de administración de riesgos. Las firmas de auditoría, sobre todo las denominadas “Big 4”, tienen una mayor responsabilidad y riesgo respecto a la exactitud, veracidad y totalidad de lo que reportan sus clientes, por lo que se han vuelto cada día más exigentes al momento de revisar la información.

A continuación se detallan algunos de los problemas que enfrentan los grandes corporativos durante los procesos de auditoría:

Falta de conocimiento del negocio por parte de Externos:

Una de las mejores prácticas de mercado es determinar dentro de las políticas de la empresa un periodo de rotación en los contratos de auditoría externa. Independientemente de si se hace o no la transición entre una de las Big 4 u otro despacho, año con año existen cambios de socio o del equipo gerencial que suele hacer la revisión. De hecho, en el artículo 7 de las DISPOSICIONES DE CARÁCTER GENERAL APLICABLES A LAS ENTIDADES Y EMISORAS SUPERVISADAS se establece que “se deberá rotar, a juicio del Auditor Externo Independiente responsable de la auditoría, al personal involucrado en la ejecución”. Esto genera que cada año se pierda tiempo en reuniones para explicar nuevamente lo que hace la empresa y las particularidades de lo que ha sucedido en años anteriores.

realidad detrás de las auditorías externas

 

Falta de independencia:

Otro de los mayores problemas que se generan en las auditorías es la imposibilidad que tienen los equipos para dar un servicio de consultoría y/o recomendación respecto a una mejora meramente financiera, ya que la revisión va a ser llevada a cabo por un auditor de la misma firma. Los órganos regulatorios han sido extremadamente exigentes en los últimos años para evitar que un mismo participante de mercado sea juez y parte, lo que dejan a la compañía sin un asesor de confianza cercano a ellos.

Modificaciones a las Normas Contables:

Las modificaciones ya explicadas son la peor pesadilla para las empresas que son auditadas. Adicional a tener que invertir en asesores y/o recursos de tiempo completo que los apoyen con la implementación de estos cambios, las empresas deben generar resultados comparables con años anteriores, por lo que las modificaciones no suelen ser requeridas únicamente a partir de año en que entra en vigor la norma.

Estos y otros problemas que van surgiendo durante las auditorias aumentan el riesgo de que la Compañía tenga que sufrir reproceso o cambio en los estados financieros, generando desconfianza entre los inversionistas y aumentando la carga de trabajo para recursos que generan mucho mayor rentabilidad al emplear su tiempo en otras actividades.

En el mercado existen asesores externos que son especialistas en normas contables particulares y a los que las empresas pueden acudir para apoyarse en temas relacionados con el cumplimiento. Debido a la complejidad y aumento en los requerimientos de auditoría, es prácticamente imposible abordar todos estos temas ‘in house’ y el costo es mucho menor si se descansa en un equipo externo que actúe como mano derecha de la empresa para proyectos puntuales.

 

AUTOR: Jorge Herrera Fernández

Valuation Director
Giron valuation Services
jorgeherrera@gvservices.mx
c. 5543616244
www.gvservices.mx

 

About the Author

REVISTA IMEF
Si tienes dudas o comentarios, contáctanos: https://www.imef.org.mx/contacto

Be the first to comment on "La realidad detrás de las auditorías externas"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*