La corrupción: un reto pendiente

Por medio de las alegorías de un edén y una serpiente, ha sido representada en relatos antiquísimos sobre el origen de la humanidad. Esta es la trasgresión o corrupción de la ley que pareciera ha acompañado al ser humano desde siempre.

“Me parece que es un tema de orden global, está en todo el mundo y a veces más que aparejado a una cultura, lo está a una condición: a la condición humana”, expresó Enrique Peña Nieto, presidente de México, durante la instalación del Consejo del Sistema Nacional de Transparencia del año pasado.

Y aunque formalmente ha sido combatida por empresas, instituciones y gobiernos, en México la corrupción es un reto mayúsculo, sobre todo para el sector empresarial, ya que sólo 48 % de las grandes compañías del país tienen un  programa formal y por escrito contra el soborno y la corrupción, según una encuesta hecha en 2015 por KPMG, una compañía global de asesoría empresarial.

El estudio se basó en respuestas que dieron 659 directivos de diversas áreas relacionadas con cumplimiento en 64 países, incluido México, y muestra que las empresas todavía no han logrado armar una sólida estructura contra las prácticas ilegales. En este sentido, el riesgo de corrupción aumenta a medida que las compañías globalizan sus operaciones y dependen cada vez más de terceros para hacer negocios en el mundo.

A nivel global, según la encuesta, 34 % de las compañías admitieron no tener un mecanismo formal para identificar a los terceros de alto riesgo. En el caso de México, 55 % de los encuestados admitieron no identificarlos y 23 % no los conoce. Por otra parte, el alta de proveedores, proceso fundamental para identificar a los terceros de alto riesgo, requiere de mayor depuración, pues el estudio revela que sólo 32 % de las compañías mexicanas tienen un proceso formal de alta, mientras que en el mundo, el nivel es de 57 %. Finalmente, los encuestados relegaron hasta el cuarto sitio las estrategias para eliminar prácticas de corrupción por falta de recursos para instrumentarlas.

“A pesar de los grandes esfuerzos por construir un marco contra soborno y corrupción, es claro que aún existen brechas”, dice Shelley Hayes, socia líder del área Forensic de KPMG en México. “El problema es particularmente grave en el manejo de los terceros relacionados, quienes han incrementado su actuación como canales para conducir los sobornos, lo que dificulta la tarea de rastreo. Los directivos admiten que este es el reto más grande, pero que ellos no están haciendo lo suficiente por desarrollar una cultura de cumplimento entre sus empleados, proveedores y otros socios de negocio”.

Se hace mucho énfasis en los problemas de deshonestidad de la alta dirección; sin embargo, concluye Hayes, no hay que perder de vista las prácticas en los mandos medios que reportan a la alta gerencia.

A pesar de que la corrupción es un problema hondamente arraigado, la esperanza no está perdida. “El bien es lento porque va cuesta arriba. El mal es rápido porque va cuesta abajo”, decía el escritor francés Alejandro Dumas.

Índice anticorrupción

  1. Dinamarca
  2. Finlandia
  3. Suecia
  4. Estados Unidos
  5. Colombia
  6. México
  7. Rusia
  8. Venezuela
  9. Afganistán
  10. Somalia

Fuente: Transparencia Internacional (2015).

Share Button

1 Comment on "La corrupción: un reto pendiente"

  1. Y lo que le cuesta a las empresas la corrupción! El ser humano es un caos por naturaleza y necesita reglas de actuación. Si todas las empresas tuvieran esto en mente, dedicarían, a la par de la estrategia empresarial, un plan para desarrollar el tema de cultura de la legalidad y afianzar los valores universales y los de la organización.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*