Cuando el petróleo se termine

El combustible que mueve automóviles, aviones y fábricas no es renovable, y cuando se termine será necesario usar otras fuentes de energía que, seguramente, provocarán grandes cambios sociales a escala mundial.

En este contexto, Eduardo Reyes Bravo, director de Estrategia de Infraestructura y Energía de PricewaterhouseCoopers (PwC), expresa que México debe generar proyectos anuales de inversión en energía limpia (no de combustibles fósiles) por al menos 75,000 millones de dólares (mdd), con el objetivo de que a partir de 2029 se destinen 5,000 mdd por año.

En su proyecto destaca la construcción de una red eléctrica vanguardista que, en contraste con la actual, privilegie la comunicación entre usuarios. “Pensamos en una red eléctrica inteligente futura hacia 2060, con trenes eléctricos, energías renovables, generación eólica y electricidad hidroeléctrica”, comenta el directivo.

No obstante la mala fama que se ha ganado por accidentes como el de Chernobyl, en 1986, la energía nuclear bien controlada podría ser un sustituto del petróleo. “A pesar de los estigmas que se tienen sobre la energía nuclear, ha demostrado su viabilidad para generar grandes cantidades de electricidad a costos de combustible relativamente bajos”, expresa Cecilia Martín del Campo, investigadora de ingeniería nuclear de la UNAM.

Ella también asegura que “la energía nuclear no tiene afectaciones al calentamiento global, en cambio la energía creada por carbón mineral tiene un efecto de 55% en el calentamiento global y el petróleo de 22%, al igual que el gas natural”.

Por otro lado, Gerardo Hiriart Le Bert, doctor en Ingeniería por la Naval Postgraduate School en Monterrey, California, dice que la energía eólica, aunque intermitente, genera menos contaminación que la nuclear. El especialista también afirma que la energía geotérmica ofrece ventajas, porque México cuenta con amplias zonas para aprovechar el calor del subsuelo.

Del lado gubernamental, Benjamín Granados Domínguez, director de proyectos de inversión financiera de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), destaca la elaboración de la Ley de Agencia Nacional del Medio Ambiente, la Ley de la CFE y la Ley de Energía Geotérmica, tres iniciativas que consideran y anticipan la mayor participación de energías renovables en el país.

El funcionario señala que en 2024 la empresa productiva del Estado planea contribuir con 35% de la energía limpia del total de la producción energética; y para lograrlo es preciso unir esfuerzos con la iniciativa privada para garantizar que no se paguen altos precios por la distribución de energía a los mexicanos.

Las reservas petroleras del planeta podrían agotarse en 56 años, según cálculos dados a conocer en 2013 por los especialistas del Consejo Mundial de Energía (WEC, por sus siglas en inglés). Cuando el futuro nos alcance.

*Publicado en la edición IMEF de abril/mayo 2016.

Be the first to comment on "Cuando el petróleo se termine"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


veinte − quince =