La migración impacta el comercio fronterizo

Por Roberto Morales

Las exportaciones mexicanas se han visto afectadas por una mayor vigilancia migratoria en las aduanas ubicadas en la franja fronteriza de Estados Unidos con México, cuyo punto más crítico se dio con el surgimiento de varias caravanas de migrantes, en su mayoría, de origen centroamericano.

Concretamente, la problemática surgió porque la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) movió 750 agentes de inspección de vehículos de carga para aumentar la vigilancia de migrantes en los puentes fronterizos de EU.

Por carretera, las exportaciones de México a EU suman un promedio diario de 755 millones de dólares, mientras que las exportaciones de EU a México tienen una media de 485 millones de dólares, considerando las estadísticas de todo 2018.

Con el cierre de líneas para vehículos comerciales en varios cruces hubo días de pánico, aunque con una tendencia menos aguda hacia mediados de abril pasado.

Para México, la problemática en la frontera norte se centró en Tijuana, Nuevo Laredo y Ciudad Juárez, a donde llegó un mayor número de migrantes, si bien en todos los cruces fronterizos se han propiciado retrasos mayores que los habituales en las operaciones del comercio internacional.

Según Graciela Márquez, secretaria de Economía, no existe un patrón sobre las afectaciones, además de que hay un impacto diferenciado, cruce por cruce. En cada punto y cada día, el comportamiento es variable, dependiendo de cuántos carriles se abran y cuántas horas operen.

Por ejemplo, Luis Aguirre, presidente del Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index), dijo que en la víspera del 3 de abril del año en curso, los camiones tardaron entre ocho y 12 horas el cruce de Ciudad Juárez, lo que propició que 300 unidades de carga no pudieron pasar la frontera.

En otro caso, en la garita de Otay Mesa (que hace frontera en Tijuana) se registraron hasta 15 kilómetros de filas de camiones con una espera superior a las 10 horas, de acuerdo con información de la Secretaría de Economía.

Finalmente, también el 3 de abril pasado, David P. Higgerson, director de la Laredo Field Office de la CBP, informó que de los de 15 carriles en el World Trade Bridge, seis estaban abiertos para carga regular y tres para FAST (vía rápida para empresas certificadas). En ese punto, generalmente se procesan 8,000 unidades en dirección norte diariamente, pero ese día procesó 5,000 con 3,000 tractocamiones embotellados en México.

DE SUR A NORTE

Durante la última década, la migración a EU desde América Central, y, en particular, desde El Salvador, Guatemala y Honduras (conocida colectivamente como el Triángulo del Norte), ha aumentado considerablemente.

De acuerdo con un análisis del Congreso estadounidense, si bien los motivos de emigración varían según el individuo, las difíciles condiciones socioeconómicas y de seguridad, exacerbadas por los desastres naturales y la ingobernabilidad, parecen ser los impulsores más importantes.

La mayoría de los analistas caracterizan este flujo como una migración mixta, con algunos individuos que viajan al norte en busca de oportunidades económicas, otros buscan refugio de la violencia y la inseguridad, y muchos buscan ambos.

Un estudio del Centro para el Desarrollo Global sugiere que la migración puede ser autorreforzante, ya que quienes abandonan la región pueden compartir sus experiencias y brindar asistencia a quienes se quedan atrás, a través de redes sociales u otros medios.

El año pasado, los informes de noticias de “caravanas” de migrantes del Triángulo del Norte que viajaban a EU despertaron gran interés en parte del Congreso estadounidense.

Usualmente, los migrantes del Triángulo del Norte que viajan a EU han usado varios medios para llegar a la frontera norte de México, incluyendo caminar, hacer autostop, viajar en la parte superior de los trenes a través de México o hacerlo en autobús, todo con o sin la asistencia de contrabandistas.

Además, los migrantes centroamericanos se han unido en grupos para juntos hacer el viaje, como una forma de compartir recursos y obtener protección por la seguridad ofrecida al viajar en grupo.

Las caravanas han ocurrido durante al menos una década, pero recibieron poca atención hasta la primavera pasada cuando un grupo de aproximadamente 1,000 inmigrantes centroamericanos se dirigieron a EU. Cerca de 400, eventualmente, llegaron a la frontera estadounidense.

GOBIERNO Y POLÍTICA

El 4 de abril, el presidente Donald Trump amenazó con imponer aranceles de 25% a las importaciones de automóviles desde México, a menos que haga más para detener la inmigración ilegal y el narcotráfico.

Previamente, Trump lanzó otras advertencias. El 29 de marzo pasado, dijo que cerraría toda o parte de la frontera a menos que México impida que los migrantes crucen y, el 2 de abril, comentó que obstruiría la frontera si no puede llegar a un acuerdo con el Congreso para aprobar un conjunto de leyes de inmigración más estrictas.

En una primera reacción, la secretaria de Economía de México dijo que el gobierno nacional analizaría la posibilidad de recurrir a un panel de solución de controversias si EU cierra su frontera con México.

Sin embargo, las amenazas no frenaron el flujo de migrantes, que ya había alcanzado su punto máximo en febrero, con 76,500 arrestos. La policía estadounidense anunció, el 9 de abril, la detención de 103,492 personas que cruzaron ilegalmente la frontera desde México en marzo, un número récord desde que Trump llegó al poder.

En total, se calcula que poco más de 400,000 personas han sido arrestadas en la frontera desde el inicio del año fiscal, en octubre de 2018, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

Visiblemente frustrado por la falta de resultados sobre este tema, Trump anunció el 7 de abril la salida de su secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen.De acuerdo con el diario The New York Times, durante la gestión del presidente López Obrador se ha buscado adoptar un enfoque drásticamente distinto al de sus predecesores, presentándose ante los migrantes como un personaje más amable y moderado.

Las detenciones y las deportaciones han disminuido desde que comenzó su gobierno, y ha buscado incorporar a más migrantes en la sociedad mexicana, siendo más generoso con las visas humanitarias y los permisos de trabajo.

El diario destacó que aunque las caravanas de migrantes conforman sólo un pequeño porcentaje pero muy visible del número total de migrantes que atraviesan México, el gobierno de López Obrador ha permitido que se trasladen sin obstáculos por el país.

Pero un giro ante esos pronunciamientos fue notorio el 22 de abril, cuando cientos de centroamericanos que avanzaban en una caravana fueron detenidos por agentes del Instituto Nacional de Migración (INM), apoyados por elementos de la Policía Federal, en una carretera en el sur de Chiapas.

Tonatiuh Guillén, director del INM, dijo que México repatrió 15,000 migrantes en marzo y detalló que un tercio de los que actualmente arriban a nuestro territorio son menores de edad. También reportó que hay más de 1,000 migrantes cubanos ubicados en el sur del país.

Guillén agregó que 11,800 personas habían sido devueltas en las primeras tres semanas de abril, un número que supera los 9,650 registrados durante el mismo mes del año pasado.

Mientras se tomaron todas estas acciones, los cruces de camiones fueron menos lentos. Por ejemplo, el lunes 22 de abril, en el cruce Mesa de Otay había cinco líneas abiertas para el paso de vehículos comerciales, con un retraso de 240 minutos, de acuerdo con registros de la CBP.

Ese mismo día, en el cruce Hidalgo/Pharr operaban tres líneas, con un retraso de 130 minutos para los camiones comerciales. Asimismo, en Hidalgo/Pharr, en el cruce de vehículos de pasajeros correspondiente al Puente Internacional de Anzalduas, se registraba un retraso de 180 minutos en aquel día.

Finalmente, ante la protesta registrada frente a la oficina migratoria de Tapachula, en abril pasado, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, aseguró que el aumento del flujo migratorio no generará una crisis interna y manifestó que, por eso, se puso en marcha una estrategia fronteriza para regular el ingreso de los centroamericanos al país.

Be the first to comment on "La migración impacta el comercio fronterizo"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


diecinueve − 11 =