Crecimiento económico 2019 y qué depara 2020

Por Antonio Gil, Presidente del IMEF Grupo Valle de Toluca

Mucho se ha comentado acerca del crecimiento económico de México, incluso nos enfrascamos en una discusión acerca de si estábamos en recesión, recesión técnica, desaceleración o estancamiento.

Lo cierto es que, hasta el tercer trimestre del 2019, la estadística del INEGI nos arrojaba datos de un desarrollo de 0.0% de crecimiento respecto al periodo similar del año pasado.

Mas allá de cuestiones técnicas, la realidad es inobjetable: no creció la economía nacional hasta septiembre, lo que significa que la expectativa de cierre del año se vea amenazada en su desempeño positivo, o incluso se tenga una situación de crecimiento negativo o decrecimiento.

Algunos especialistas señalan un crecimiento de 0.0% de crecimiento para todo el año 2019, otros incluso consideran que pudiéramos tener un resultado negativo de -0.1% o -0.2%.

La realidad nos alcanza y se manifiesta con un año de desempeño nada satisfactorio, especialmente si consideramos que mucha de nuestra actividad económica está ligada al país vecino del norte, los Estados Unidos, de quienes se espera un crecimiento estimado al 2.0%, debería tener a México con una tendencia de crecimiento, más que de estancamiento.

Diferentes situaciones enmarcan la asimetría económica en el crecimiento de ambas economías.

Ahora bien, ¿qué podríamos esperar para 2020?

A principios de 2019, los principales elementos que inhibieron a la economía, fueron el desabasto de gasolina, el bloqueo de vías de ferrocarril, huelgas en el norte del país y una contención en el gasto público, por lo que con estas variables fuera de la ecuación, en el IMEF estimamos un crecimiento del Producto Interno Bruto de entre 1.0 para 2020, mientras que el Gobierno Federal ha planteado en sus premisas de crecimiento, un rango de crecimiento de entre 1.5 y 2.5%, lo cual parece muy ambicioso, considerando que no ha concluido la disputa comercial China-EU y pueden aparecer nuevos conflictos geopolíticos que generen inestabilidad e incertidumbre económica, así como la presión sobre las finanzas públicas por el incumplimiento de las premisas establecidas, como el 1.9 mdbp de producción petrolera y los niveles de recaudación ante un bajo crecimiento.

Lo que a nuestras autoridades compete es recuperar la confianza de los inversionistas, ejercer el gasto en infraestructura y generar alianzas para lograr revertir la caída en este rubro; un primer paso ya lo dieron con la firma del Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura del Sector Privado; éste debe ser el inicio.

El desafío está presente y debemos estar preparados para diferentes escenarios. Ante este panorama, en el IMEF consideramos que el estratega financiero deberá tener en cuenta las diferentes opciones y acciones en la empresa a fin de tener una adecuada gestión y mejor contribución en los resultados de la organización.

PAPER DE NUESTRA EDICIÓN FEBRERO-MARZO 2020.

Be the first to comment on "Crecimiento económico 2019 y qué depara 2020"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


5 + 18 =